Regatas B campeón de la Liga A

Regatas B se quedó con la Copa de Oro, el torneo que define al campeón de la Liga A. Superó en el partido decisivo 9-6 a GEBA B ayer en Santa Fe. El podio lo completó Imperio tras vencer 15-5 a Universitario de Rosario, mientras que River C quedó en la quinta posición.

Regatas B 9-6 GEBA B (2-2 1-1 3-2 3-1) Árbitros: Leandro Dannemann y Facundo Perré

Ya había sido el mejor de la temporada regular, en la cual solo perdió un partido. Ayer, le alcanzaba el empate, pero quiso ser campeón con puntaje ideal. Ambos llegaban al choque final con tres victorias. Un duelo de equipos “casi juveniles”. Casi, porque contaron con un aporte fundamental de parte de los veteranos que no se resignan a dejar el waterpolo competitivo. El desarrollo era parejo, con fuerzas que se igualaron en los primeros dos cuartos. Los arqueros fueron figuras bajo los tres palos, complementando las zonas bien marcadas que se hicieron sobre los boyas. Pero era GEBA el que corría desde atrás. En Guido Poggi se depositaban las esperanzas de los de Palermo. Lorenzo Zubielqui fue el encargado de seguirlo, anular sus penetraciones, y aunque a veces lo logró, la mitad de los tantos visitantes llegaron de la mano del número 8 Mens Sana.

En el tercer cuarto, dos maniobras de Zubielqui volvieron a poner al local por delante. Rápido física y mentalmente para contragolpear y vencer al guardavalla Facundo Camps. Tal como habíamos pronosticado, la defensa cerrada hacia Augusto Rey le dio espacios a los tiradores santafesinos, que en la segunda mitad obtuvieron los mayores réditos. Sin embargo, GEBA mantuvo sus chances hasta el último período. Un gol desde 10 metros de Poggi le daba aire a sus compañeros: restaban tres minutos y el tablero indicaba un 6-6 que hacía vibrar con cada ataque al público que se aglutinó para alentar al equipo de la ciudad santafesina. Pero el destino se volcó en favor de Regatas. Eugenio Borzone facturó un hombre de más en el que encontró espacio para avanzar, amagar, y anotó el tanto que marcaría un antes y un después en esta emocionante final para la alegría del público, y de su padre Rogelio, arquero y capitán de este equipo. Los últimos dos minutos fueron desesperación de los porteños, y la brecha se incrementó: 9-6, y Regatas campeón de la Liga A.

12395501_10208396129886791_1461852111_n

Generación ganadora. Tras varios Argentinos juveniles, llegó el turno de la Liga A.

Universitario 5-15 Imperio (3-3 0-4 2-5 0-3)

En la lucha por el tercer puesto fue Imperio quien festejó. Los de Alejandro García vencieron con una holgura inesperada a Uni. Pese a comenzar en desventaja con dos goles de Fernando Céspedes, el equipo de Buenos Aires tuvo un partido soñado. Christian Puz, valuarte de equipo, fue el goleador con 4. Cerraron un torneo más que positivo, con la vuelta a los primeros planos de esta categoría. El buen trabajo de García que ya vislumbramos en divisiones juveniles, ahora también lo atestiguamos en la primera categoría.

12366647_10208395714516407_1065957366_n

Imperio se quedó con un meritorio tercer puesto.

Posiciones
1º Regatas B 12 pts.
2º GEBA B 9 pts.
3º Imperio 6 pts.
4º Universitario 3 pts.
5º River C 0 pts.

Resultados
Viernes
Imperio 7-10 GEBA B
River C 7-22 Regatas

Sábado
River C 5-10 Universitario
Regatas B 7-4 Imperio

GEBA B 20-6 River C
Regatas B 12-5 Universitario

Domingo
Universitario 8-10 GEBA B
River C 4-12 Imperio

12369696_10208395716356453_1368892032_o

GEBA B, al igual que en la Liga de Honor, fue subcampeón.

Universitario 5-15 Imperio
Regatas B 9-6 GEBA B

En Chute armamos el equipo que consideramos “ideal” según los rendimientos del fin de semana.

Rogelio Borzone (Regatas): arquero y voz de mando de los locales, agigantó su figura en momentos decisivos de la final, y fue la valla menos vencida de la Copa. A puro reflejo, y ya con décadas de waterpolo en sus espaldas, se mantiene vigente.

Lucas D’Alessandro (GEBA): si bien no tuvo su mejor nivel en la final, Lucas fue un polifuncional en el armado de Daniel Poggi. Inicialmente marcando la boya, pero reacomodándose en cualquier lugar de la cancha debido a su capacidad para contragolpear, que lo dejó con ventaja en la primera línea con frecuencia.

Christian Puz (Imperio): el conjunto de Villa Santa Rita no se destacó por las figuras individuales, sino que actuó como un “todo” que se acopló para lograr un objetivo común. Dentro de esa regularidad, el mayor de los Puz (Marcelo también juega en Imperio) fue una pieza importante del engranaje, con una buena labor en la zona central. Los marcadores de boya rivales dieron cuenta de su oficio.

Lorenzo Zubielqui (Regatas): jugó por el externo derecho, y le dio claridad a los ataques de Regatas. Con un físico liviano y gran flotación, manejó la pelota a una altura que lo facilita todo. Su lectura del juego fue clave para la victoria local, y con eso más sus tres goles, fue el mejor jugador de la final.

Mauricio Buffo (Universitario): algunos lo apodaron “el Tony Azevedo rosarino” por su parecido físico con la estrella del waterpolo estadounidense. Fue un arma efectiva para Uni, creó peligro en las defensas rivales con sus penetraciones desde el wing, como segundo boya. También fue una amenaza en los hombres más desde esa posición.

Augusto Rey (Regatas): el inicio demoledor con 7 goles a River puso en alerta a los pocos que no lo conocían. Todas las defensas replegaron para defender a este juvenil de 19 años, que no solo luchó y ganó en la boya, sino que fue amenaza constante de contragolpe. “Pomelo” juega cada pelota como si fuera la última, y fue una de las figuras de este Regatas campeón.

Guido Poggi (GEBA): ya acostumbrado a jugar en Liga de Honor, Guido volvió este año a la Liga A para ser el mejor jugador de la Copa de Oro. Fue el goleador del certamen con 17 goles, y mantuvo con vida a su equipo hasta el final. Sus mayores virtudes fueron el contragolpe, una movilidad por el lado positivo del ataque que generó reiteradas expulsiones, y un tiro eficaz.