La Liga volvió a ser de GER

GER se consagró campeón de la Liga de Honor al vencer en el duelo definitivo 8-7 a GEBA ayer en Rosario. Fue la tercera consagración de los Mens Sana en menos de un año.

12242322_10207677114743999_1395666907_n

El uno. Excepto la Copa Argentina, GER ganó todo el último año.

Algunas caras mal dormidas, de haber despertado hace poco en un domingo que prometía vibraciones. El público local ansiaba festejar un título más, pero por primera vez en cuatro años uno de Liga. Porque GER venía siendo imbatible en torneos relámpago, pero todavía estaba vigente la deuda en esta competición. La deuda, y la espina de aquella mala inclusión de Emanuel López que le dio el trofeo a Sportsmen en 2014.
Por todo eso, la final de ayer era especial. En frente, el otro Gimnasia y Esgrima. El ahora subcampeón de los últimos tres torneos mayores (Súper 6, Argentino y esta LDH). Desde el comienzo se entendió lo que proponían ambos bandos: defensas con zonas cautelosas, cruces e intentos de cambiar marcas en dos conjuntos que se conocen muy bien. Y también desde el inicio se demostró que el duelo iba a ser muy hablado. Germán Moller y Diego Garibaldi, los jueces de la serie, debieron lidiar con eso.

Los de Iván Alfonso, con sus externos alejados del arco del colombiano Esaú Ochoa, dependieron de la fortuna de sus apoyos al boya César Díaz Colodrero. Pero en la primera mitad, las flores se las llevó el ataque de GEBA. Lucas Coronado y Gastón Kwaterka consiguieron jugar ese 1 Vs. 1 que tanto les favorece, provocaron dos penales y cargaron con dos faltas al Cholo López. Alimentaron las esperanzas del puñado de hinchas/jugadores que viajaron para alentarlos y contrarrestar el peso de los bombos rosarinos. 1-4 y 3-6 marcaba el tablero al final de los primeros dos tiempos. El tercer cuarto era igualado en el score, pero dominado psicológicamente por los de Daniel Poggi. Sin anotar, pero exigiendo a su rival a lanzamientos incómodos y haciendo correr el reloj. Pero a 30 segundos de la chicharra, todo se empezó a tornar azul y amarillo. El repliegue defensivo de GEBA falló, y el boya de 16 años Tomás Alfonso coló en la red un apoyo que parecía envaselinado. A continuación, una expulsión a falta de 11 segundos le permitió al Juan Pablo Montané poner a su equipo a sólo un gol de distancia.

Al inicio del último período, pocas dudas quedaban de que el destino le hacia un guiño a GER. Otro hombre de más facturado por Montané, y un desmoronamiento de la confianza de los porteños, que vieron derrumbarse en tres minutos de juego lo construido con una concentración y un trabajo táctico eximios. Las cosas estaban niveladas. El mejor de esos cinco minutos restantes se quedaría con el premio a todo un año se trabajo. El héroe de la mañana en el Litoral argentino fue el juvenil Gonzalo Caso, quien tras una larga posesión manejada por los referentes locales selló desde el wing derecho la victoria. Después de la frustración de no haber podido viajar al Mundial de Kazajistán, este miembro de aquel desvaforecido plantel Sub 20 tuvo su revancha. La revancha que el deporte siempre da, en derrotas deportivas y no tan deportivas.

12243704_10207677117984080_158716753_n

La alegría fue sólo rosarina.

GER exhibió una vez más su carácter y unión grupal. Aún con ausencias importantes, mostró esa credencial de campeón que saca relucir en cada situación que lo tiene contra las cuerdas.

La pileta se llena de hinchas, juveniles del club, y entrenadores que van al agua a celebrar. Ya con el trofeo en sus manos, el capitán del flamante campeón Iván Carabantes agradeció a la gente que concurrió, tanto local como visitante, felicitó a los subcampeones y habló de “una linda rivalidad que queda en el agua”. La rivalidad quedó en el agua, y la Liga quedó en Rosario.

GER 8-7 GEBA (1-4 2-2 2-0 3-1)

Franco Paolantonio, Guillermo Bulgheroni, Felipe Alfonso, Nicolás Avalis, Gonzalo Caso (1), Juan Pablo Montané (2), Amadeo Díaz Colodrero, Tomás Alfonso (1), Iván Carabantes (2), Esteban Corsi, César Díaz Colodrero (1), Emanuel López (1), Franco Testa.

Esaú Ochoa, Lucas D’Alessandro, Lucas Coronado (2), Luciano Ganino, Maximiliano Villa (1), Silvio Corsi, Matías Villa (2), Gonzalo Poggi (1), Guido Poggi (1), Tomás Laría, Gastón Kwaterka, Facundo Camps.