Kazan 2015, el análisis de los grupos

A dos días de comenzar la actividad en Rusia, desde Chute analizamos la composición de las cuatro zonas conformadas, e incluso arrojamos presunciones sobre lo que puede llegar a pasar teniendo en cuenta antecedentes, actualidad y demás factores. Esperamos brindarle al lector algo de información para que se encuentre mejor parado al ver en la pantalla los partidos del Mundial.

Grupo A – Croacia, Brasil, Canadá y China.
Croacia, campeón olímpico y uno de los países en los que el waterpolo es tradición nacional, se presenta como el candidato a quedarse con el primer lugar del grupo. Pero un Brasil conducido tácticamente por el croata Ratko Rudic supo vencer a los balcánicos en la última Superfinal de la World League, y en aquel reciente antecedente radica una esperanza carioca de meterse entre los ocho mejores del mundo con solo disputar tres partidos de grupo (el primero de cada zona asciende directo a cuartos). Figuras de primer nivel como Felipe Perrone, Josip Vrlic y Adria Delgado invitan a soñar. Pero no puede confiarse tampoco el seleccionado sudamericano. Si bien Canadá y China han caído en sus últimas presentaciones ante los de Rudic, las experiencias mundialistas de éstos podrían llegar a jugarle a favor frente a un equipo con mayoría de debutantes en esta competencia.

Grupo B – Italia, Grecia, Rusia y Estados Unidos.
El de mayor incertidumbre. Dos de los fuertes europeos, el local y el campeón panamericano. Quizá Italia, bronce en el Europeo de Budapest, semifinalista en Barcelona y siempre en los primeros planos, ocupa el rol de “rival a vencer” pese a la decepción del séptimo lugar en la Superfinal de la World League que se realizó en su tierra. Desde Grecia arriba un seleccionado que buscará, a diez años de su única medalla mundialista, repetir ese hito.
Los norteamericanos llegan tras coronarse en Toronto y con la esperanza de pelear en el plano intercontinental. La Superfinal de Bérgamo los tuvo como semifinalistas con un resonante triunfo frente a Hungría y una dramática definición por penales en la que los brasileños le arrebataron el podio. Rusia, con la ambición y el apoyo de su gente, pretende que las miradas vuelvan a posarse en su waterpolo como sucedía hace 30 años.

Grupo C – Hungría, Kazajistán, Argentina y Sudáfrica.
El campeón defensor salió airoso del sorteo mundialista. No deberá enfrentar a ningún europeo hasta la segunda ronda, a la cual se intuye que llegará sin inconvenientes. Kazajistán, el campeón asiático, concentra buena parte de las chances de avanzar a octavos. Un antecedente inmediato muy favorable ante los argentinos, y vasta experiencia en Mundiales y Juegos Olímpicos.
Sin duda, Argentina y Sudáfrica se sacarán chispas en el primer día de competencia en Kazán. La presunta diferencia de fuerzas entre estos dos equipos y el resto los obliga a pensar que allí se definirá gran parte de la clasificación. Los latinoamericanos entraron a esta competencia por primera vez tras la resignación de una plaza más al continente americano, y pese a no contar con su figura Gonzalo Echenique (nacionalizado español), Kazan es una oportunidad única para los de la actual generación de grabar sus nombres una vez más en la historia del waterpolo nacional.

Grupo D – Serbia, Montenegro, Australia y Japón.
Los miembros de la ex Yugoslavia, máximos exponentes de la pasión por este juego, han quedado emparejados en la misma zona. Montenegro, subcampeón en Barcelona, y Serbia, ganador de absolutamente todo lo que jugó desde entonces hasta esta fecha. Los pronósticos están claros. Australia luchará por obtener la clasificación, aunque sea como segundo o tercero de grupo. Los Aussies también lidiarán con los subcampeones asiáticos, un seleccionado en crecimiento que ya muestra en sus juveniles la propuesta que se hará presente progresivamente en la selección mayor.